Reflexiones aportadas en la Jornada sobre la Ley de Arquitectura y Entorno Construido

El interés general/público del urbanismo es incuestionable. Mucho más allá de la mejora de la calidad de vida, la planificación urbana ha sido requisito indispensable para salvaguardar la seguridad y salud de las personas, para proporcionar los recursos imprescindibles para la vida de manera ética, equitativa y eficiente, para evitar riesgos, para proteger el medio ambiente y para permitir la movilidad.

El urbanismo ha sido la herramienta para proporcionar mejoras en la calidad urbana para los ciudadanos, facilitando su acceso a las diferentes necesidades y, procurando un mayor confort en el espacio público, trabajando, a su vez, en la protección del patrimonio y su puesta en valor.